domingo, 17 de febrero de 2013

Burbuja



Desde la habitación de su hermanita podía visualizar el parque infantil y ver cómo jugaban el resto de los niños. Hubiese dado todo lo que tenía por estar con ellos, pero desgraciadamente lo único que tenía era esa horrible enfermedad que le mantenía prisionero en su propia casa. 

lunes, 11 de febrero de 2013

Sagitario

- Sagitario.
- Perdón, ¿cómo dice?
- Su horóscopo. Es sagitario.
- ¡Ah!, vale.
- ¿No se siente intrigada por descubrir cómo lo sé?
- Verá, no soy curiosa por definición y no he cogido este metro para flirtear con un anciano que podría ser mi padre.
- No pretendía darle esa imagen. He visto su anillo, tranquila. Yo también estuve casado, pero los designios de nuestro señor se llevaron a mi esposa demasiado pronto.
- Lo lamento, pero le pido que me deje en paz.
- Su parada es la siguiente, por lo que puede aguantarme un par de minutos más, salvo que quiera cambiarse de asiento.
- ¿Qué es esto? ¿Una broma? Le advierto que me está empezando a cansar.
- ¡No!, ¡no!. Como ya le he dado a entender sólo será un momento. Simplemente quiero transmitirle un mensaje de alguien que le quiere.
- Me está poniendo nerviosa. Le ruego una vez más que me deje. No me siga.
- Margarette no se vaya. Escúcheme.
- Le dije que no me siguiera. ¿Es usted un pervertido? ¿Un actor contratado por mi marido para agobiarme?
- No, nada de eso. Tan sólo soy un viejo loco.
- Seguro. Mi parada. Si me sigue no tenga duda de que hablaré con seguridad.
- No se preocupe, mi viaje sigue. Adiós.
- Estará usted muy orgulloso de haber asustado a esa mujer.
- No era mi intención, pero seguro que hoy llegará al trabajo.