domingo, 16 de diciembre de 2012

Fin del mundo

La vida es corta: Hay que vivirla al máximo, sin lamentarse ni preocuparse de los errores cometidos. Tienes que avanzar y no retroceder. Esa es mí filosofía de vida y credo; lo único que importa. La gente tiene miedo del fin del mundo, yo, qué no lo he tenido de este jodido cáncer de páncreas con metástasis que decían iba a acabar conmigo hace un año, lo voy a tener de las profecías de un pueblo que no vio llegar su fin. Se pierde cada minuto que te preocupas por algo cuya solución no está en tus manos.