domingo, 17 de junio de 2012

Lunes 18

Un bostezo sale de mi boca en el momento en el que me siento en un banco esperando a que llegue mi tren, un síntoma evidente de que hoy es lunes y cuesta volver a retomar el ritmo normal tras el fin de semana. Estaba tan agustico en la cama, que levantarme me ha producido un shock mayúsculo y temperamental. Debería estar prohibido en la Constitución y perseguido por ley. Quedan 3 semanas para las vacaciones de verano, pero van a ser largas, pesadas y duras, como lo que escribo últimamente.

Últimamente el metro me incita a escribir, me inspira y me hace funcionar divinamente. Tengo libros y e-books por leer, tengo juegos en el iPad, tengo música molona y tengo un sueño desgarrador, pero pongo el programa y me lanzo a exponer en unos párrafos (normalmente 4) lo primero que me viene a la cabeza, ideas raras, pensamientos frikis e incluso varios momentos chill out de mi cabeza. Aunque ahora sólo pienso en cerveza, pienso en Praga, en sus calles y puentes, hoteles y estrellas, y en esas pintas que me están esperando. Estoy haciendo una lista de cervezas, para ir tachando las que vaya bebiendo. Sé que va fatal para la operación bermudas (yo no puedo hacer operación bikini porque siempre hago top less), pero tampoco es que el gel reductor de abdomen funcione muy bien. Mi novia me ha dicho que si no hago ejercicio no espere conseguir resultados, más yo sigo confiando en dicho ungüento para llegar a ser el gemelo de abdominales de Cristiano Ronaldo o, en su defecto, a ser clasificado como chico Milka por la asociación de mujeres chocolateras de Colonia Jardín.

Dejando mis anhelos de grandeza me quedo en nada, así que sigamos para bingo, ya que el metro sigue y sigue. Sigue, con pocos viajeros, aunque ruidosos. Lo de jugar a la consola con cascos no se lleva, y claro, siempre es mejor compartir la música que llevas con los demás. Con este ruido no hay quien alcance la fase 1 del sueño REM, estado ideal para componer un soneto o una balada.

BALADA DEL METRO:

Oh, metro que me llevas
Que me recoges y me transportas,
Que me cuidas sin peligro
Que llego tarde cuando te atrasas.
Metro que me subes de precio
Que reduces la frecuencia
Que pierdo la paciencia
Y en ocasiones hueles mal.
Metro que tienes doce líneas,
Tres ligeras y un ramal,
Oh metro! Eres grande
Eres duro cual animal.
En ocasiones te puedes sentar,
Estirar las piernas libremente,
Ponerte los cascos y música
Sin tener contacto con la gente.
Metro, con voz mecánica
Avisando de las estaciones
Apertura de puertas con botones
Y seguratas en los controles
Metro, eres viejo y algo canoso
Que nunca te dejas de expandir
Mientras siga pagando el consorcio
Nunca dejaras de existir.

Habría que pulirla, lo sé. Quizás meter un poco más de romance, un poco menos de acción, conseguir un poco de musicalité, pero en general me gusta, creo que puede ser un best seller en Laponia, Beirut y Katmandú. Me descojono yo solo, pero veo que me he equivocado y era Malibú. Otra vez será. Será el champagne, será el color, serán las luces de este metro, será el poder de una canción, pero esta noche, dormiría por vos.

Pues eso, que esto en vez de relatos se ha convertido en un diario íntimo por la mañana, y no pude haber algo más hortera. Ya no sé si seguir publicándolo en el blog de relatos, si crear uno nuevo (que pesado Vic, 4 blogs) o teñirme de rubio platino. Patino a veces, pero solo en ocasiones especiales. Tengo muchas cosas que hacer y poco tiempo para el Rock And Roll, más de esta noche no pasa, y si no es esta noche mañana. Creo que es el momento oportuno para indicaros que hoy el sol pegará con más fuerza que nunca, así que estad bien hidratados y sed buenos y temerosos del señor.

Aprovecho para indicaros que he conseguido 9 votos para ver qué tema escojo para mi segundo intento de escribir una novela, por lo que estoy a uno del quórum necesario para poder ponerme a escribir en serio. Recuerdo que las palabras claves (y de las que hay que elegir una) son: Búsqueda, Sabana, Noche, Estrellas, Dioses y Cartas. Como veis he puesto intento, ya que hace unos 3 años y pico hice un primer intento, mas solo escribí dos días (unas 20 páginas), a ver si este intento es más fructífero.

No hay comentarios: