lunes, 1 de agosto de 2011

Tan solo

Trataba de aliviarte la tarde, de mejorar tu día, de que fueses capaz de esbozar una sonrisa tras esa máscara de indiferencia que muestras al mundo, intentando decir "estoy bien" cuando te hundes día y noche en una soledad abrupta. 

Tan solo trataba de que fueses consciente de que la vida esta hecha para disfrutarla, no para perder el tiempo en dudas, cavilaciones y demás zarandajas que nos alejan del objetivo. Dices que hoy no puedes ser feliz, que ya llegará el momento, pero no te miento, porque si no eres feliz ahora mismo, tampoco mañana.

Era difícil la tarea, era dura e inconsciente, puesto que en auqestas situaciones solo queda aremangarse la faldita para no encharcarse y tirar hacia adelante. No fue posible y caíste en el miedo, en la rabia, en la frustración y el desacato. La sentencia se parece cada vez más a un día de lluvia perpetuo.

No hay comentarios: