sábado, 25 de septiembre de 2010

+ (extraido de ¿Cómo vas, VIC? TIRANDO)

Búscate a ti mismo en las ramificaciones vivas y herbóreas. Búscate en la mañana, en la noche, en el diario, en el candor de un niño... No le robes los caramelos. Deja de hacer el canelo.

Búscate a ti mismo y resucita al alba, porque no es bueno morirse por las noches, no es bueno dedicar la vida al arte del trabajo, despacio y sin prisas.

Busca una madrugada y piérdete en el olvido. Que nadie te recuerde, que nadie te señale, que nadie se interese por tus menesteres. Solo, tranquilo, feliz.

Anímate a escapar de la rutina, rompe con la monotonía y haz de cada día el primero y el último, no tengas que después arrepentirte de lo que no hiciste, de lo que no dijiste de lo que no soñaste

Busca en mi armario un poco de cordura. Acúnala a tu vera y disfruta de la aventura. Se fiel y sincero, noble caballero, y si los demás hacen trampas, caerán al suelo por su propia caña.

Remóntate a tiempos perdidos, a la infancia, o al castigo. Remóntate hasta el siglo XX. Rememora y celebra tus logros y derrotas. Celebra que al fin y al cabo, después de tanto malo, tanto sufrimiento y tanta agonía el día se levanta.

Hagas lo que hagas, siempre tendrás un día más para seguir soñando.

No hay comentarios: